2.02.2011

El Cuento de la Semana: Qué necesita Colombia y la Colombia que necesitamos

2011-01-28 -abpnoticias - Domínico Nadal, NotiColombia Press - Colombia tiene saldo en rojo en todo. En pobreza e indigencia está en rojo desde hace muchísimos años y no creo necesario mostrar la curva ascendente de este índice. En empleo y subempleo de igual manera, superrojo. En déficit de viviendas estamos más que en rojo. En atención a la niñez estamos llegando a rojo púrpura (solo queremos mostrar el índice de mortalidad infantil en menores de 5 años que es de más del 15%). Y estas señaladas son apenas el comienzo… de un estado desastroso en cuestiones de seguridad social.
Qué tal si seguimos con la fementida ”seguridad” que durante los 8 años de Uribhitler los pasó en franca copro-lalia con su ”seguridad democrática” y ya podemos ver los resultados: como no pudo institucionalizar a los narco-paramilitares los tienen por ahí dando vueltas y matando gente a tutiplén –de la mano de los militares-, persiguiendo a los líderes populares para que el pueblo no levante cabeza. In”seguridad democrática” que ha sido heredada y continuada por la ”prosperidad democrática” que todos saben es seguridad para los ricos –así sean bandidos y corruptos-, y más de lo mismo para el pueblo: plomo, hambre, falta de salud, falta de vivenda, etc, etc.

Y nada más apropiado que el nombre que le pusieron a los neo-narcoparamilitares: Bacrim. Y si la policía les puso ese nombre es porque ellos saben que son unas bandas de criminales para realizar acciones criminales que la policía –y todas las fuerzas militares- no pueden hacer sin un alto costo político. Esas bandas son como ”Misión Imposible”, si son descubiertos ellos cargarán con la culpa y el gobierno negará conocer de su existencia y de sus delitos (Claro que en voz baja les darán dinero y prestarán asesoría para que enfrenten los juicios, y si son condenados los trasladarán a batallones y brigadas en donde pagarán condena al estilo de ”Zeus” y Maldonado).

Es por ello que los cuentos que nos echan ciertas ONGs sobre la protección de defensores de derechos humanos es pura paporreta, mentiras de las más aberrantes. Y qué es lo que Colombia necesita para que los colombianos vivan como personas? Definitivamente es la Paz. Porque en un proceso de diálogos para alcanzar la Paz en Colombia lo primero que debe discutirse es el respeto al sagrado derecho a la vida. Esa es la base única y verdadera ya que las FARC se levantaron en armas por el irrespeto a ese principio fundamental (recordemos el Plan LASO con sus 16 mil soldados, la aviación y la utilización de guerra biológica [peste negra]).

No hay que seguir con el cuentico de las recomendaciones al gobierno colombiano porque esas ”recomendaciones” se las pasa por el fundillo como papel periódico en funciones de ”higiénico”, así le quede sucio porque ”no sabe leer”. Los gobiernos oligárquicos han estado felices con esas recomendaciones pues les permite ”lavarse la cara” –como dice Radio Café Stéreo- y mostrar que ellos sí acatan las recomendaciones, pero en el fondo sabemos que ellos siguen con sus nefastas políticas de violaciones de derechos humanos –sociales, políticos, económicos, de todo tipo-, y siguen asesinando mientras las ONGs se rasgan las vestiduras. O hacen que se las rasgan.

Lo que verdaderamente necesita Colombia es un proceso de diálogos que adelante el más profundo proceso de respeto a la vida, con re-educación de la sociedad en general, recurriendo a todas las formas posibles: escuelas, tallleres, seminarios, cartillas, etc. Este proceso, lógicamente, tendrá que ir acompañado con la más amplia movilización popular para alcanzar la meta, con creación de organizaciones barriales, veredales, etc, que serán las encargadas de adelantar con todo el pueblo el acordonamiento y control de los persisten en el irrespeto al derecho a la vida.

Entonces si podríamos hablar de que empezamos a transitar el verdadero camino hacia la Nueva Colombia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio de discusion. En donde la fuerza esta en los argumentos.