2.02.2011

El ”contubernio impúdico” de la oligarquía colombiana

2011-01-30 - abpnoticias -NotiColombia Press - No hay ninguna duda. La oligarquía es capaz de aliarse hasta con el mismo diablo para mantenerse en el poder. Si no lo cree la prueba de este ”contubernio impúdico” es la alianza entre las fuerzas militares oligárquicas y el narco-paramilitarismo. Y lógico, las fuerzas militares son el aparato de represión del régimen.

Durante la época de ”La Violencia” (1947-1958) fue palpable la alianza impúdica con los ”pájaros” –quienes realizaban el ”Corte de Franela”, macabra forma de asesinar cercenando las cabezas de las víctimas a machete por la zona marcada por la franela- para sembrar los campos de sangre inocente y muertos, al tiempo que realizaban la más completa expoliación de los campesinos (1 millón de desplazados, 300 mil muertos). Cuando los del pueblo de entonces no les servían a los oligarcas –partido liberal (guerrilleros) y partido conservador (pájaros, etc)-, exterminaron a unos y otros mediante el asesinato, el pistoleo, el masacramiento inmisericorde, tildándolos de ”bandoleros”.

En épocas ya más recientes es conocida la alianza impúdica de las fuerzas militares oficiales con el narcotráfico, dando origen a los narco-paramilitares (Pablo Escobar, Gonzalo Rodríguez Gacha ”el mexicano”, etc), autores de las más execrables violaciones de derechos humanos de que tenga conocimiento la historia mundial.

A más del ”sicario de la moto”, fueron sus creaciones monstruosas los tristemente célebres ”Mochacabezas”, quienes además jugaban al fútbol con las cabezas de sus víctimas. Además no es posible olvidar las escalofriantes narraciones de los narco-paramilitares del tal ”Martín Llanos”, quien obligaba a sus reclutas a beber la sangre de las víctimas. Ya es sabido la cantidad de víctimas: 500 mil colombianos asesinados por la mal llamada ”violencia política”, 50 desaparecidos, innumerables e incontables ejecuciones extrajudiciales, y más de 5 millones de desplazados internos.

Incólume, impretérrita, en esos macabros asesinatos están las fuerzas militares oficiales quienes premiaban a los narco-paramilitares permitiéndoles ejercer la otra actividad de esas fuerzas asesinas: el narcotráfico. Y cuando ya no les sirven los meten en un ”proceso de paz” y como premio son extraditados a Estados Unidos, en donde están seguros y a buen refugio, desmovilizan al grueso de sus esbirros y a algunos los reciclan para que sigan realizando las tareas sucias de la guerra: las BACRIM. Además, cuando los oficiales de realizar la coordinación de las tareas narcoparamilitares son descubiertos, o ellos cometen delitos más allá del permitido por los superiores, entonces los "encarcelan" en las brigadas y batallones para que conviertan esas instituciones en lo que son: putiaderos, casas de lenocinio.

Y son tan cínicos que pretenden establecer un lazo entre las BACRIM y las FARC. Las declaraciones del minguerra, el señorito Riverita, en ese sentido son la muestra más aberrante del cinismo oficial, estatal, gubernamental, al punto que la jefe de la Unidad Antinarcóticos de la Fiscalía, Ana Margarita Durán de León, dice que ”No es justo que el Estado sea más débil que unos malditos narcotraficantes”. Y no es que el Estado sea débil sino que se hace el débil para ir expulgando su aparato de elementos indeseables a la cúpula narco-para-politiquera que maneja el país cuando ellos llegan a descubrir como se maneja el estado.

No debemos olvidar que el presidente JM ”La Hiena” Santos gobierna en compañía de los elementos de la narco-para-política más caracterizados: 7 Parlamentarios del PIN, 9 del partido de la U, 7 del partido Conservador, 3 de Cambio Radical, y 1 del partido Liberal (la mayor votación de ese partido, extrañamente). Y si los parlamentarios narco-paramilitares siguen aupando al régimen no es por amor a la patria, desde luego.

El fariseísmo y la doble moral de la cúpula gubernamental es palpable y da asco, un asco tal que ni las ”buenas maneras” de los señoritos de Bogotá podrán evitar. Y su hora llegará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio de discusion. En donde la fuerza esta en los argumentos.