8.30.2010

NUESTRO COMPROMISO ES CON LA PAZ

Durante la semana pasada hemos podido constatar la obstinación de la oligarquía colombiana en dar al traste con cualquier intento de restitución de relaciones con la hermana República Bolivariana de Venezuela, con un acuerdo humanitario o simple dialogo de paz, y con un mínimo viraje en cuanto a la política social y de justicia. La bomba contra Caracol Radio fue un simple falso positivo, orquestado por la mas rancia oligarquía.

Lo que mas llamo la atención fueron las declaraciones de miembros del gobierno y de la coalición del congreso, denominada eufemísticamente, “unidad nacional”, en las días después del atentado terrorista, no se oyó hablar de las farc o de la far, sino que se apuntaron hacia las mismas” fuerzas oscuras” de las que alguna vez hablo Virgilio Barco.

Por supuesto, no hizo falta la opinión de Uribe, de Obdulio y de Rangel, para que los medios iniciaran su andanada contra la insurgencia. Apoyados en personajes tan estúpidos y mentalmente débiles como el comandante de la policía de Bogotá, quien anotaba que la orden del atentado la había dado el mismísimo Manuel Marulanda, dieron rienda suelta a sus bocanadas de desinformación. Pero como lo habría hecho el comandante? Por medio de la tabla ouija se comunicaron con el los camaradas? O por medio de un espiritista? En todo caso parece de imbéciles hacer dicha afirmación cuando es conocido por todo el país que el comandante máximo de las FARC-EP, murió hace ya dos años.

Por otro lado, a finales del pasado mes se dieron a conocer unos videos donde el comandante en jefe de la organización político militar mas grande de todo el continente, declaraba enfáticamente la necesidad de dialogo entre el Estado y la insurgencia. En dichas declaraciones se hacia énfasis en lo cruento de la guerra, de lo agobiante que es para el pueblo y para la misma oligarquía el vivir en un estado permanente de zozobra por causa de la guerra, se hablo de los 304 jóvenes colombianos que cayeron por defender los intereses de los ricos y de la desinformación de los medios entorno a ello y los 312 maniobras militares realizadas por las FARC tan solo en el mes de mayo.

Pero parece que todo lo dicho en esos videos no significan mas que pataletas de ahogado para la oligarquía. Da risa escuchar a Uribe, con su retorica de vendedor o de culebrero, decir sobre la propuesta de paz: Cuando hablan de paz es cuando mas débiles están, y a la culebra mas duro hay que apretarle el pescuezo cuando se hace la mansita. Parece que al sector mas conservador de la oligarquía colombiana, nada le importa la paz de nuestro país y esto no tiene nada de nuevo, pero lo que si es nuevo o mas bien mediático, es que están dispuestos a matar y destrozar cuanto sea necesario para impedir siquiera un simple dialogo.

Desde el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia reafirmamos día a día nuestro compromiso con la paz, estamos seguros de que la lucha ha sido larga y seguirá siéndolo, pero concretamente, como revolucionarios que somos, sabemos que la paz es la única salida o mas bien la senda que nos llevara a concretar el socialismo para la Patria Grande con la que soñamos. Nuestra vocación de paz no se detiene por falsos positivos como el del carro bomba, ni se detendrá por encarcelamientos y enjuiciamientos ilegales, estamos decididos a lograr la paz de nuestro país, porque como el camarada Raúl Reyes, entendemos que la paz de Colombia es la paz del continente.

La invitación como siempre, a las compañeras y compañeros, a todas y todos los compatriotas, es organizarnos desde cada uno de los espacios en que habitamos y confluimos, para concientizarnos de lo grave de la situación en la que nos encontramos a causa de la guerra, y mas importante aun, a darnos cuenta de la inmoralidad de este Estado que se hace llamar Social y de Derecho cuando nada de lo que supuestamente garantiza en el papel se cumple en lo real, pues no hay nada mas inhumano y guerrerista que sumir a mas del 70% de la población en la pobreza. Nada mas guerrerista que obligar a los jóvenes, nuestros jóvenes, a prestar el servicio militar obligatorio, a servir de gendarmes de los grandes propietarios. Nada mas guerrerista que entregar las tierras de los desposeídos, al gran capital, pues dicen ellos, este “sabrá administrar mejor los recursos”.

Y a la oligarquía colombiana, decirle como dijo el Padre Camilo Torres: ustedes deciden como nos darán el poder a nosotros el pueblo, que somos la mayoría. Si es por la buena, por medio de un Acuerdo Humanitario donde se convoquen a todos los sectores de la población, y que no sea de espaldas al pueblo, o si va a tocar por las malas, porque quedo demostrado que con la arremetida fascista de Uribe Vélez, solo lograron depurar y fortalecer a la organización político militar mas grande que conoce hoy día el continente.

Nuestra Patria es América
Movimiento Bolivariano Por la Nueva Colombia
Nucleo Juan de la Cruz Varela
TOMAS