8.26.2009

CRONICA CORPORAL DE UNA PERFORMANCIA POLITICA


Ayer 24 de agosto de 2009, me he aventurado a realizar un evento completamente novedoso para mí, con la ayuda solidaria e incondicional de mi querido amigo Fabián (aerógrafo experto) y de mi compañero Francisco. Ya casi hace un año que mi hermana Isabel fue secuestrada al parecer por el E.L.N. en El Departamento de Arauca he vivido un año de acudir a un sinnúmero de instancias del orden oficial buscando que el caso cobre importancia para que alguien se interese en que lleguen pruebas de supervivencia o la familia llegue a saber quien la tiene….
Tal tarea es una quijotada en un estadio en donde los ciudadanos no contamos. Por tanto vine desde mi provincia a buscar escenarios de denuncia y de elaboración de mi dolor. Llegué a Universidad Nacional en Bogota buscando que se me escuchara en el evento de Performancia llamado “El Hemisférico” “Ciudadanías en Escena”.
Sentía sentimientos encontrados. He sido siempre respetuosa de las figuras de autoridad y la idea de desnudarme para ser pintada en público me aterraba. Solicite un espacio en la oficina correspondiente de la Universidad y lo que sucedió fue que me mandaron a alguien encargado de seguridad para que me interrogara. Conozco mi país y “los encargados de la seguridad” no me producen confianza. Una primera decisión paradójica fue entonces esconderme en los vericuetos de la ciudad universitaria y afrontar con gritos en el alma que denunciar debe hacerse aun sin permiso. Un grafiti que decía precisamente “Sin Permiso”, en la Plaza Che de la Universidad me alentó mi convicción y entonces decidí proseguir con el plan. La solidaridad se encarno en alguien que me facilitó una extensión eléctrica, y alguien más que colaboro con fotocopias de denuncia…

Cuando se es mujer los espacios públicos tienen una marcada impronta masculina vigilante…. Y quitarme la blusa, sabiendo que te pueden arrestar me dio tembladera…. Empezamos a pintar al frente de la Facultad de Artes, era de toda la Universidad el lugar más apropiado para no ser sacada a la fuerza por quienes ya me habían advertido que sin permiso no podía hacer nada. Los artistas son tan particulares que no se escandalizan por nada y pasan y a lo sumo miran de lejos sin preguntar siquiera que pasa…

Mientras me pintaban, tenía frío exteriormente y un miedo interior que eran la base de un coctel psicológico extraño: Sentía también una sensación novedosa como de libertad. Era la primera vez después de casi un año de impotencia, que estaba transformando mi tristeza en rabia y mi impotencia en lucha. Fabian, mi aerografista pintaba inquieto. Estaba intimidado por la estatua de “Poseidon” que en un costado nuestro nos vigilaba, retorciéndose abrazado por un pulpo. Eso de hacer algo sin permiso, y además vigilado por un demiurgo del averno era inquietante. Francisco comentó entonces que “si ese señor tan grandote se levanta, tenemos que correr… sin volver ni por la maleta”. Reimos coin una fuerte risa nerviosa…

Aun en mi prevalecían ese cúmulo de emociones, recogidas en todo este año, emociones que se agolpan dentro del alma, que cautivas, igual que mi hermana permanecen anhelando su libertad. En este tiempo he sido presa del dolor, de la incertidumbre, de la espera desesperada y también… porque no…. De la esperanza. Entretejida de emociones y semidesnuda empece a caminar rumbo a la plaza Che. Muchas personas pasaban de largo…algunas adrede se alejaban… pero otras pocas tenían un rostro solidario y una mano extendida. Un cálido aire de fraternidad me empezó a tocar. Entonces como nunca antes valore el arte que derrota tabues y permite hacer al cuerpo un escenario político. He aquí entonces mi cuerpo desnudo y natural…luchando por desatarse de las miradas morbosas y elevando una plegaria de rabias al cosmos, a los elementos, al padre sol y al padre viento…. A la madre agua y a la madre tierra. Mi libertad fue entonces una sensación corporal. Luchar con lo que soy, con lo que tengo, con mi cuerpo y mis miedos que huían exorcizados por la decisión de la denuncia.

¿Y Cual era la pintura? : Un corazón abierto y encadenado, con cadenas que se prolongaban por todo el torso, mis senos desnudos y mis brazos con cadenas. Era el símbolo de la provisión de una madre trabajadora que les fue arrebatada a mis tres pequeños sobrinos. Sus nombres pintados en mi vientre eran la huella imborrable de la fertilidad, que ahora es mi fuerza. Mi fuerza de mujer…. La fuerza que me ha dejado mi hermanita. En mi espalda, las cadenas y las heridas se mezclaban con un collar de chaquiras con el escudo nacional…. Y en la cintura, la palabra LIBERTAD un grito que me llena el alma.

Caminamos hacia la Facultad de Ciencias Humanas, haciendo la convocatoria con miras a reunir muchas voces en una sola voz. El próximo 15 de septiembre de 2009, en la Plaza de Bolívar, a las 12:00 del medio día uquiero llenar a las montañas con este mismo grito. LIBERTAD….LIBERTAD para MARIA ISABEL CASTILLO CASTRO y todos los secuestrados que permanecen en el ostracismo porque no son de la clase política ni económica ni militar de esta sociedad. Que el Estado cumpla con su obligación de ser garante de la igualdad, la libertad y la paz.

Al comienzo tenía sentimientos de tristeza, sufrimiento, dolor…todos como una súplica, por la libertad… impotente…. Me sabia invisible.. Nadie en este año había escuchado mi grito. Caminaba como un Cristo, cabizbaja, herida, sufriente… Fue cuando llegue al edificio “ Virginia Gutiérrez de Pineda”, donde había una Mesa Redonda de Artistas Visuales. Entré tímidamente y tuve que franquear dos retenes que quisieron impedirme el ingreso. La rabia entonces se torno fuerza. Ya no era una mujer desnuda sino una tormenta con cuerpo humano…… pero de nuevo mi docilidad frente a la autoridad me invitó a callarme. Tal vez estos intelectuales tan brillantes me concedan un espacio…. Quizás se abra la puerta y el micrófono llegue a mis manos. Esperaba ser invitada…o por lo menos…que me fuera permitida una opinión …lo cual no sucedió. Queria levantarme de la escalinata y gritar… el cierre del panel estaba acercándose y no sabia que hacer….

Fue entonces cuando el volcán cobro vida… Y de mi boca como un cráter salió un rio de lava: ¡!!!!“NO SOY UNA ARTISTA…. ESTO NO ES FICTICIO…. ESTO ES REAL….MI HERMANA ESTA SECUESTRADA HACE UN Y ELLA NO ES SINO UNA MADRE CABEZA DE FAMILIA DE TRES HIJOS, QUE NO CUENTA CON NINGÚN PODER POLÍTICO NI ECONÓMICO, ELLA NO ES IMPORTANTE PARA EL ESTADO, ELLA NO ES IMPORTANTE SINO PARA NOSOTROS… PARA SU FAMILIA…!!!!

Y entonces el cielo oscuro se abrió… La somnolencia en que estaba el auditorio se disipó… y una calidez e incluso el llanto de muchos amigos, floreció. Por primera vez….vi nacer una flor de alegría en el jardín de lágrimas que he regado durante todo este terrible año. Mi cuerpo se estremeció con la alegría por saber que existe la solidaridad…que el dolor puede pasar de ser impotencia para tornarse fuerza y lucha… Anoche conocí el significado político de mi cuerpo… como escenario de mis convicciones e instrumento de mi lucha. Anoche deje de estar sola y en la noche viví la alegría de encontrar compañeros en este grito de LIBERTAD.


ESPERANZA CASTILLO CASTRO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio de discusion. En donde la fuerza esta en los argumentos.