1.09.2009

El Caguan: diez años despues

El Caguán sigue vivo en la memoria de los colombianos como una zona rica en propuestas para solucionar el conflicto interno colombiano. Pero la oligarquía colombiana y el imperio no lo quisieron así.

ANNCOL

La gran prensa oligárquica está haciendo bulla con los 10 años de la instalación de los diálogos del Caguán dizque porque Andrés Pastrana se quedó solo en el estado principal de inauguración. Los hechos son reconocidos pero vale la pena recordarlos. Las FARC capturaron un oficial de 'inteligencia' quien informó de un atentado ese día para matar a Manuel Marulanda, aún a costa de la muerte del presidente Pastrana. Las conversaciones personales posteriores entre Pastrana y Marulanda demostró que ese episodio era caso superado.

Pero lo que no hacen los medios terroristas mediáticos es analizar el significado real del Caguán en los intentos de paz de los colombianos. Para empezar tenemos que decir que como toda 'negociación' estuvo signada por el tira y aloje, pero que dejó la Agenda Común para discutir y dialogar las causas que originaron -y originan aún hoy- el nacimiento de la insurgencia armada y el nacimiento del conflicto interno por el querer de la oligarquía y el imperio estadounidense. Precisamente cuando debía comenzarse a discutir el primer punto de la Agenda Común el gobierno de Pastrana recibió la orden de los gringos de 'patear la mesa' toda vez que ya habían cumplido el objetivo de ganar tiempo para hacerle la 'reingeniería' a unas fuerzas militares sin moral combativa y que había encajado importantes golpes por parte de las FARC.

Ese primer punto fue precisamente el empleo. El cual sigue igual o peor que en esa época. Miremos no más las maquilladas e infladas tasas de desempleo que esgrime el DANE para tratar de demostrar lo que realmente no pueden, que el desempleo disminuye. 70% de la población en la pobreza es muestra real del problema (el 'gobierno' narcoparamilitar de Uribhitler dice que hay 49,5% de pobres).

Otro punto en el que se comprometió el presidente Pastrana fue su combate al narcoparamilitarismo, el cual como sabemos quedó en veremos. Ahí están las cifras para demostrar la posición gubernamental al respecto. Por el contrario, las estructuras del narco-paramilitarismo siguieron creciendo de 8.000 durante el 'gobierno' Samper a 12.000 durante el 'gobierno' Pastrana y hasta 40.000 en el de Uribhitler y su 'camorra'. Con la cantidad de víctimas cometidas por las fuerzas militares-narcoparamilitares que ya Colombia y el mundo conocen. Igualmente desde el inicio se saben las 'conexiones ocultas' entre fuerzas militares y narcoparamilitares y han sido suficientemente denunciadas.

También el Caguán nos dejó a los colombianos un inmenso Laboratorio de Paz. A las Audiencias Públicas concurrieron todos los sectores de la sociedad colombiana. Negros, indígenas, campesinos, obreros, empleados, mujeres, niños, etc, hasta los encopetados representantes de los 'ricos'. Todos expusieron la clase de país que querían -y quieren- y las medidas para solucionar el conflicto interno colombiano.

El comandante en jefe de las FARC, Manuel Marulanda, hizo dos propuestas que eran fundamentales de cara a lo que se veía venir. Una, adelantar un plan piloto en Cartagena del Chairá de erradicación manual de cultivos ilícitos y sustitución de éstos, el cual se extendería a todo el país con el concurso y financiamiento de Naciones Unidas. Dos, la propuesta de Canje de Prisioneros o como llamaron después Intercambio Humanitario. Ningúna de las dos fue tenida en cuenta.

El canje de prisioneros o intercambio humanitario sigue hoy diez años después sin ser solucionado por el régimen narco-paramilitar de turno, el de Uribhitler, como tampoco lo fue durante la administración Pastrana. Como testigos mudos están los prisioneros en poder de las FARC que llevan más de 10 años, 8 años, y los prisioneros guerrilleros en las cárceles del régimen y el imperio.

El Caguán sigue vivo en la memoria de los colombianos como una zona rica en propuestas para solucionar el conflicto interno colombiano. Pero la oligarquía colombiana y el imperio no lo quisieron así. Por eso la guerra continúa.

Lo cual no significa que debemos cruzarnos de brazos. No. Iniciativas altamente valoradas por las FARC como la de COLOMBIANOS POR LA PAZ deben ser fortalecidas porque cuando a un 'gobierno' no le importa solucionar los problemas que la gente exige, es a ésta a quien le toca 'agarrar el toro por los cuernos' e imponer esas soluciones. No hay de otra.

ALP

Modificado el jueves, 08 de enero de 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio de discusion. En donde la fuerza esta en los argumentos.