4.29.2008

Gaitan vive en los jovenes bolivarianos


60 años después de la muerte de Gaitán los ideales y sueños por los que murió el Caudillo esperan ser realidad. Hace 60 años la oligarquía de este país y la Central de Inteligencia Americana, CIA, mataron a Jorge Eliécer Gaitán, magnicidio con el que se truncó una vez más las posibilidades de consumar la independencia del pueblo colombiano y lograr así el sueño inconcluso del Libertador Simón Bolívar.

La clase dirigente de esa época, la Elite Política, llamada así por el Caudillo, no previó que su magnicidio traería consigo un aire de inconformismo, insumisión e insurrección por parte de las grandes masas populares que veían en el hombre, la representación física de los anhelos del pueblo por alcanzar el poder político y la construcción de un Estado popular. Masas populares que no dudaron en identificar en su asesino la mano oscura del poder que se escondía en ese entonces en la actual Casa de Nariño, desde esa época incondicional arrodillado del imperio gringo. El terrorismo de Estado había actuado.

Esa elite política que gobernó hace 60 años, alejando el país político del país nacional, es la misma elite política que hoy se encuentra incrustada en la Casa de Nariño y en el Congreso de la República, y es la misma que perpetúa la guerra contra el pueblo y que hace política con las manos manchadas de sangre, con el machete que cobró la vida, en la llamada "época de la violencia", de más de 300.000 colombianos, y utilizó a "pájaros" y "chulavitas" para asesinar al pueblo; y que hoy usa la motosierra paramilitar responsable del asesinato de por lo menos 14.000 compatriotas. Los partidos Liberal y Conservador se apoderaron del poder manchado de sangre, tal como lo hace hoy en día la coalición uribista, que se apoderó del poder después de haber sido bañado con la sangre de campesinos, indígenas, afrodescendientes, estudiantes, la Unión Patriótica, sindicalistas y sectores de izquierda. El régimen del terror no ha cambiado en su esencia, sólo muestra otros rostros. Esos rostros son ahora los de Álvaro Uribe Vélez, Juan Manuel Santos, Carlos Holguín Sardi, Francisco Santos, el General Mora Rangel, Salvatore Mancuso, Jorge 40, Don Berna, Luis Carlos Restrepo, los llamados parapolíticos… y demás integrantes y aliados de la narcoparagobierno uribista, cuya forma de hacer política es con la muerte como sinónimo de triunfo y victoria, sin siquiera importarle el respeto hacia los cadáveres, sin siquiera importarle la hermandad y el respeto por los pueblos y países fronterizos.

La oligarquía y el imperio norteamericano se engrandecen con el homicidio de los hombres que luchan por las causas populares y a favor de las masas de excluidos por el sistema. Hace 60 años lo hicieron con Gaitán, hoy lo hacen con los asesinatos de Raúl Reyes e Iván Ríos, comandantes de las FARC – EP, quienes en su lucha revolucionaria, enarbolaron las banderas de Bolívar, los sueños del Libertador, así como las ideas y causas de Jorge Eliécer Gaitán. Reyes y Ríos, revolucionarios comprometidos con la construcción de una Nueva Colombia, La Patria Grande y el Socialismo, murieron a manos del régimen excluyente, sectario y apátrida que los asesinó de manera vil y traicionera, con el beneplácito de Washington. Ríos y Reyes camaradas cuyos cuerpos, después de muertos generan todavía temor a la narcoparademocracia. Honor y gloria a los guerrilleros bolivarianos del Siglo XXI caídos, combatientes de la Gran Colombia. El triunfalismo Uribista sólo es realidad en el onanismo político del Narcogobierno y las FFMM, lejos esta una derrota de la insurgencia y un aplastamiento del descontento de las masas populares que exige la renuncia del presidente y la construcción de un Gran Acuerdo por la Paz.

Gaitán era un socialista. Planteaba una democracia popular, la necesidad de democratizar la tierra, estimular la educación, la cultura y la salud para el pueblo, eliminar la burocracia y el clientelismo, puntos vigentes y necesarios de materializar en la Colombia de hoy y a los que hay que adicionar la renuncia de Uribe y la revocatoria del Congreso; el rechazo a la guerra, al paramilitarismo y al terrorismo de Estado, al TLC, y al imperialismo norteamericano; la búsqueda de la paz con justicia social y la unidad bolivariana de los pueblos para lograr construir así en esta parte de América, la Patria Grande soberana y popular de Bolívar, Gaitán, Reyes y Ríos, de pie, digna e insumisa ante el imperio estadounidense.

Gaitán vive en los ideales, banderas y luchas de los jóvenes bolivarianos de hoy.

Movimiento Juvenil Bolivariano
Núcleos Bolivarianos Jorge Eliécer Gaitán
www.mbolivariano.blogspot.com
mbolivariano@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio de discusion. En donde la fuerza esta en los argumentos.