12.26.2007

Nuestro Compromiso

Alfonso Cano

Cuando rechinan los clarines de guerra desde las más representativas oficinas de la institucionalidad colombiana y desde Washington, más apuramos la construcción de Movimiento Bolivariano buscando instrumentar la acción popular no solo de mayor capacidad de resistencia sino de la calidad suficiente para jalonar la contraofensiva por el nuevo país, justo y soberano.

Las iniciativas bipartidistas de retornar a la Constitución de 1886, de ampliar sin límite el presupuesto para la guerra a pesar de las necesidades sociales y de inversión existentes, de vincular más población civil a la confrontación a través de la delación y de mantener los aplausos a la creciente intervención gringa en nuestros asuntos internos, son nuevas muestras de la crisis del Régimen Político y el reconocimiento del fracaso de la gestión oligárquica al frente de la administración nacional.

Lo que Colombia reclama es un Régimen Político que incluya nuevos sectores sociales en los mecanismos de definición estratégicos y una nueva concepción de participación ciudadana en la política, requiere de posturas realistas pero erguidas frente a la banca internacional, de cambios fundamentales en su lineamiento económico, en su política agraria y en su concepto de integración latinoamericana.

Por nuestro lado continuaremos la brega por la solución política de la crisis independientemente del entorno y las circunstancias que caracterizan la actual coyuntura. Al país le están sobrando pólvora, miserias y las iras jupeterinas de los generales y faltando voluntad.

Vamos a incrementar nuestra actividad en el pujante movimiento de masas que por encima de la intimidación del uribismo exultante del momento, se cualificará y crecerá como consecuencia de la crisis del neoliberalismo aquí y en todo el mundo.

La oligarquía colombiana podrá intentar los remiendos que quiera para sortear la caótica situación del Estado, pero le será imposible salir adelante si persiste en su estrategia paramilitar de guerra sucia, en su bipartidismo excluyente y vergonzante y en su arrodillamiento ante la política imperial de los Estados Unidos de Norteamérica.

Y en el escalamiento de la confrontación militar.

La solución debe tocar el fondo de la problemática nacional. Y en esa lucha no vamos a desfallecer sean cuales sean las circunstancias. Con ello estamos comprometidos todos los que hemos hecho propias las palabras del Libertador Simón Bolívar en el Monte Sacro “Juro por el Dios de mis padres, juro por mi honor, juro por la patria, que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma hasta no romper las cadenas que nos oprimen por voluntad del imperio … “.

Es parte esencial del ideario bolivariano. Y es nuestro compromiso.

Alfonso Cano
Julio del 2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio de discusion. En donde la fuerza esta en los argumentos.