12.26.2007

El Fascismo no detendra la Lucha por la Nueva Colombia

“Yo he sacrificado todo, y aún sufriría este suplicio
si me lo exigiera la patria;
más no es ella, son mis enemigos los sacrificadores
de la libertad y del bien…”

Simón Bolívar
A: Don Robert Wilson, 07 – 02 – 1828

Ser pobre es el principal requisito que exige el gobierno colombiano para ser incluido en la larga lista de los ahora llamados por ellos “colaboradores con el terrorismo”, o para ser señalado abiertamente como rebelde y “terrorista”.

Con el cuento chino del “presunto colaborador”, cientos de compatriotas son detenidos injustamente y condenados a las mazmorras de este régimen fascista , que preside Bush enano, es decir, el paramilitar Álvaro Uribe Vélez.

El Libertador Simón Bolívar señalaba en 1820 que: “siempre es grande, siempre es noble, siempre es justo conspirar contra la tiranía, contra la usurpación y contra una guerra desoladora e inicua. El hombre de honor no tiene más patria que aquella en que se protegen los derechos de los ciudadanos, y se respeta el carácter sagrado de la humanidad…” y siguiendo ese ejemplo, millones de colombianos a lo largo de nuestra historia como nación, nos hemos levantado en rebelión contra la injusticia de un sistema de gobierno oligárquico y vende patria, que en ningún momento ha favorecido a los humildes y desposeídos y que tampoco ha resuelto las causas estructurales de una confrontación social, cuyos antecedentes se remontan más allá de la aparición de las organizaciones insurgentes.

Los allanamientos y detenciones sin orden judicial, las caserías de brujas que llevan a la cárcel a miles de colombianos sin justificación alguna, la falta de libertades de expresión, pensamiento y acción política, las desapariciones masivas, el asesinato selectivo de lideres populares y en general la imposición del terror como forma de dominación son prácticas fascistas; eso nadie lo puede negar. Es fascismo lo que el gobierno de turno pone en práctica contra el pueblo colombiano.

El Estado no reconoce el disentimiento político ni el delito político. Actualmente hay centenares de personas en las cárceles colombianas, la mayoría campesinos y ex – trabajadores, tratados en inhumanas condiciones, así mismo decenas de presos políticos y militantes de las FARC y el ELN, a quienes se les tortura y se les desconocen sus mínimos derechos. Todos ellos son parte de un pueblo que desde las armas u otra forma de lucha, han levantado su cabeza y su voz en dignidad contra lo injusto, como lo reclamaba el Libertador de la Patria.

Injusticia es lo que sobra en Colombia donde más del 70% de su población está en la pobreza (CEPAL), millones en la indigencia y miles en la desocupación. Un Presupuesto Nacional que se gasta en Deuda Eterna y guerra contra el pueblo, la aplicación de un plan (Plan Colombia) que asesina a cientos de campesinos con balas, hongos, y de hambre y un Tratado de Libre Comercio que sellará el acta de defunción del país, es apenas un esbozo de la situación actual.

Si luchar por cambiar esta realidad, impuesta por un puñado de chapetones criollos es señalada como rebelión y terrorismo, entonces tendrán que construir muros y rejas en las fronteras de todos los departamentos de Colombia y convertir en cárcel todo el territorio nacional, pues incluso con la manipulación permanente de medios como RCN, Caracol, El Tiempo, El Colombiano, entre otros, sobre la realidad colombiana, salta a la vista de la inmensa mayoría de jóvenes, campesinos, trabajadores, maestros, desplazados, indígenas y demás compatriotas, la necesidad inalienable de la protesta popular, de continuar la resistencia contra los afanes de expoliación de los enemigos de la vida, de los mercaderes de la muerte, de los neoliberales.

Con la grosera captura del compañero Simón Trinidad, ejemplo de luchador por la paz del país, quien fue entregado a los aparatos de represión del Estado colombiano por el facineroso Lucio Gutiérrez; los chapetones oligarcas se atreven nuevamente a vaticinar el acabose de las FARC – EP, desconociendo la historia y la realidad del país, la cual demuestra objetivamente a la comunidad nacional e internacional, que el Ejército del Pueblo continúa fortaleciéndose, ganando masas, ganando terreno político y militar y así mismo o aún en mayor proporción sigue creciendo y desarrollándose el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia.

A los presos políticos y prisioneros de guerra que heroicamente han combatido a este régimen despiadado, y que hoy continúan su lucha por una Colombia distinta desde las cárceles, nuestro abrazo de apoyo y solidaridad en estos momentos difíciles y nuestro compromiso irreducible de seguir luchando por defender la vida y por una Colombia en paz con justicia social. Trabajaremos incansablemente por la liberación de todos ustedes y de nuestro pueblo. Adelante compañeros que las celdas son otras trincheras de lucha.

Los jóvenes de toda Colombia y del continente, debemos aprestarnos a manifestar nuestro rechazo a las prácticas fascistas del señor Uribe Vélez y a solidarizarnos con todos los compañeros que por disentir con el Estado, hoy están detenidos en sus prisiones.
¡Viva la lucha popular!

¡Viva la revolución!

¡Viva la Nueva Colombia!

¡Con Bolívar Venceremos!
Dirección Nacional
Movimiento Juvenil Bolivariano
mjbolivariano@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un espacio de discusion. En donde la fuerza esta en los argumentos.